CELADOR: PROFESIÓN SANITARIA

Juan Carlos Ares Ferández.

Celador del Complexo Hospitalario de Ourense

INTRODUCCIÓN:


El objetivo que persigo a través de la lectura de este breve comunicado, es intentar expresar algo más que un sentimiento, creo que compartido por muchos de nosotros, se trata de contar una realidad que cada vez es más palpable en el desempeño diario de nuestro trabajo. Esta realidad está totalmente identificada con el título de este comunicado, ya que es el principio y el fin del mismo, principio por que es lo que somos : CELADORES y fin por que lo considero una meta : SER PROFESIONAL SANITARIO

EXPOSICIÓN:


La figura del celador nace para aglutinar un cúmulo de funciones indeterminadas para otras categorías, de ahí que las mismas sean muy diversas en cuanto a su cometido, pero a la vez muy necesarias todas ellas para el desarrollo y funcionamiento diario de un centro hospitalario.
La visión que en un principio se tenía de la categoría de celador era la de realizar un trabajo "fácil", exento de toda responsabilidad, donde nuestro colectivo tenía un nivel cultural bajo y muy pocas o nulas inquietudes por mejorar su estatus laboral. En la actualidad, esta visión debe ser distinta, si bien las funciones a desarrollar siguen siendo las mismas, se ha dado un giro sustancial en cuanto a nuestra preparación y a nuestras inquietudes; debido fundamentalmente a una serie de factores, como son la precariedad de un mercado de trabajo cada vez más reducido y también debido a la poca salida laboral de muchas titulaciones universitarias, que han desembocado, en que ese nivel cultural bajo haya ascendido considerablemente, encontrándonos en la actualidad con un colectivo de celadores donde la mayoría tienen un nivel académico muy por encima del demandado : FPI, FPII, Bachiller Superior, e incluso, una minoría, aunque cada vez más numerosa de compañeros con titulaciones universitarias. A todo ello, también hay que añadir una mayor proliferación de cursos de formación específicos para celadores, lo que conlleva a una mejor preparación de nuestra categoría

Haciendo un breve estudio sobre las funciones a realizar por nuestro colectivo, que vienen reflejadas en el ESTATUTO DE PERSONAL NO SANITARIO, ( totalmente obsoleto, sexista y desfasado ) haría una división del mismo en dos grupos:

Un primer grupo que abarcaría las once primeras funciones , y en el que se englobarían aquellas que tienen un marcado carácter no sanitario, encontrándose entre las mismas, trabajos tan diversos como:

- Tramitar o conducir sin tardanza comunicaciones verbales, objetos y documentos
- Realizar excepcionalmente labores de limpieza
- Cuidar que los enfermos no hagan uso indebido de los enseres de la institución
- Servir de ascensoristas
- Vigilar las entradas de la institución
- Vigilar acceso y estancia de familiares y visitantes
- Vigilar el comportamiento de enfermos y visitantes
- Vigilancia nocturna interior y exterior del edificio
- Velar por conseguir el mayor orden y silencio posible

El segundo de los grupos, englobaría las restantes hasta la Nº 22 ( la función Nº 23 sería objeto de un estudio especial) y en él se reflejan otro tipo de funciones en donde el trabajo a realizar por los celadores, tiene un marcado carácter sanitario asistencial y de ayuda y colaboración estrecha con el personal sanitario:

- Traslado de ENFERMOS
- Ayudar a las enfermeras y ayudantes de planta al movimiento y traslado de ENFERMOS encamados que requeiran un trato especial en razón de sus dolencias
- Excepcionalmente lavar y asear a los ENFERMOS masculinos encamados
- En caso de ausencia o por urgencia en el tratamiento rasurar a los ENFERMOS masculinos
- En los quirófanos auxiliar en todas aquellas funciones propias del celador
- Bañar a los ENFERMOS masculinos
- Por circunstancias especiales concurrentes en el ENFERMO, ayudar en la colocación y retirada de cuñas
- Ayudar a las enfermeras o personas encargadas a amortajar a los ENFERMOS fallecidos
- Tendrán a su cargo los animales utilizados en quirófanos experimentales y laboratorios, alimentándoles, aseándolos y cuidándoles
- Abstenerse de hacer comentarios con los familiares y visitantes de los ENFERMOS sobre diagnósticos, exploraciones y tratamientos
No pretendo con esta división en dos grupos de nuestras actuales funciones que mi postura sea malinterpretada, pues todas y cada una de ellas son absolutamente necesarias y nuestro colectivo las asume y desarrolla con absoluta normalidad.
Lo que si quiero es demostrar que nuestra implicación en las tareas sanitarias es cada vez mayor, debido fundamentalmente a la idea de la Administración de que el celador sea uno más dentro de los equipos multidisciplinares, asumiendo cada vez mayores responsabilidades en la realización de sus cometidos.

Otro factor que nos afecta, es debido a esa doble dependencia que tiene nuestro colectivo; jerárquica, por un lado, al depender directamente de nuestra jefatura de personal subalterno y funcional, por otro , al estar bajo las ordenes de supervisoras y enfermeras cuando estamos destinados en los distintos servicios. Una dependencia funcional que es utilizada "sutilmente" para vernos como los "perfectos aliados" en donde poder descargar de competencias a otros colectivos sanitarios.

Dejémonos ya de ser celadores con " ATENCIÓN DIRECTA AL ENFERMO" título que acompaña a las nóminas de muchos de nosotros y que no es más que un enmascarado reconocimiento por parte de la Administración de una labor sanitaria que ya realizamos. Nosotros lo demostramos con hechos, pues nuestro trabajo diario a la vista está.
Empecemos a construir desde hoy mismo nuestro propio futuro, no dejemos que nadie lo haga por nosotros. Somos un colectivo preparado para asumir nuevos retos y el principal es ser reconocido como lo que realmente somos: PERSONAL SANITARIO.

CONCLUSIÓN:


La conclusión de este comunicado, creo que es bien simple: queremos el reconocimiento de una labor sanitaria que diariamente venimos desarrollando y para conseguirlo debemos de exigir a las Administraciones, una formación reglada para nuestra categoría , base fundamental para una profesión como la nuestra que se ve implicada cada vez más en trabajos sanitarios que requieren por nuestra parte unos conocimientos que no deben ser adquiridos ni por costumbres de trabajo, ni por la propia experiencia profesional en el puesto, sino que deben de ser proporcionados por una formación profesional.
El otro paso que conllevaría este reconocimiento, sería un cambio de estatuto, pues pasaríamos a formar parte del Estatuto de personal sanitario, con lo que dependeríamos de la Dirección de enfermería, pero manteniendo nuestra propia jefatura de personal de celadores, pues seguiríamos desempeñando también funciones NO SANITARIAS.