CELADORES VETERANOS: "Cuéntame como pasó"

Francisco Antón González Sanmamed Celador del Complexo Hospitalario de Ourense

Manuel Bolaño Pérez Encargado de Turno del Complexo Hospitalario de Ourense

Después de muchas vicisitudes en la vida laboral, llegamos a un Complexo Hospitalario antiguo, cargado de historias, fantasmas, alegrías, penas, glorias, fracasos, resquemores, sinsabores, cambios, cambios y más cambios, políticos - es anterior a la democracia - sociales - casi nadie se quiere acordar de lo que pasó anteayer - y laborales. Dentro de los laborales y estimando como objetivo de esta Comunicación un reflejo de lo sucedido en los últimos 30 años en el Complexo Hospitalario de Ourense, nos acordamos de las viejas historias transferidas de abuelos a padres, y de padres a hijos de nuestras lareiras y fiadeiros ( cocinas y tertulias) a la luz de un buen fuego y con el cobijo de los buenos caldos de estas tierras.


Teníamos los caldos, pero no los usamos; teníamos lareira y fiadeiro, pero la cambiamos por un Retén de Celadores y los Cuadrantes de Trabajo; y la luz de un buen fuego fue sustituida por la memoria histórica y social de nuestros compañeros: Albino, Lalo, José María, Lamelas, Nieves, Luís, Mari Carmen……
A ellos, a su memoria, a sus conocimientos del día a día de los últimos 30 años de la actividad hospitalaria de Ourense, queremos dedicarles esta Comunicación y que la misma sirva para reivindicar a todos los compañeros veteranos, a los que están marginados, a los incomprendidos, a sus lumbagos, a sus ciáticas, a los que están de baja, a los que se jubilaron, a los que aún son felices, a los que tienen nietos, a los solteros, a los que dejaron las comilonas, a los que ya no beben, a los de " antes vivíamos mejor ", a los de "ahora tenéis mas medios", a los CELADORES, así, con mayúsculas, como debe ser; con orgullo de nuestra categoría y profesionalidad. Va por ellos. Compañeiros vai por vos…….

Basado en lo anteriormente expuesto, se realizaron una serie de entrevistas formuladas con cuestionarios cerrados, para dificultar a los entrevistados la posibilidad de que nos contasen demasiadas anécdotas que pondrían en peligro el elemento que nos une CELADOR-HISTORIA-ACTUALIDAD.

Las mismas estaban divididas en siete apartados:

Como se fraguó todo.
Los facultativos.
Los administradores.
La enfermería.
El personal del I.N.P.
Los jóvenes del INSALUD.
La etapa madura ( transferencias, nuevas categorías).

Ourense, 1971. Se inaugura el nuevo edificio denominado " Residencia Sanitaria de la Seguridad Social Ntrª Srª del Cristal" y a la misma acceden celadores veteranos que bajo el auspicio del I.N.P. ( Instituto Nacional de Previsión), ejercían su actividad en un edificio, hoy muy céntrico de la ciudad, conocido como La Mutua. Asimismo comienza un periodo en el que se contrata a celadores ( varones) para complementar todas las actividades nuevas que se iban a llevar a cabo en el nuevo centro.
Se nombra por parte del Ministerio de Sanidad al responsable administrativo que se encarga de efectuar todas las labores de Gestión y servicios Generales y entre ellas la contratación de plantilla. Su trato era muy respetuoso y cordial, y coinciden la totalidad de los entrevistados en señalar su afabilidad y buenas maneras para con el colectivo, llegando incluso, a actuar de balsa de aceite en más de un conflicto con el resto de personal.
En ese momento, existe una evidente diferencia, admitida por los entrevistados, entre los veteranos provenientes del INP y los nuevos contratados por la Residencia, sus modos y formas son sustancialmente distintas; sirvieron de ejemplo significativo a la ahora de establecer Normas y Protocolos de actuación, teniendo en cuenta la carencia inicial de personal, sobre todo de Enfermería ( se creó una Escuela paralela al edificio, para intentar paliar el déficit), asumían funciones que en la actualidad no tienen parangón.

CELADOR-DESPERTADOR: Tenía encomendada la labor de despertar a los diferentes especialistas cuando se les requería desde la Unidad de Urgencias o de Hospitalización. Hoy se consideraría un deporte extremo por el riesgo que corrían al interrumpir el sueño de algún facultativo.

CELADOR-CENTINELA o IMAGINARIA: Reclutado entre los miembros del Colectivo de mayor edad, para que durante los turnos de Tarde o Noche, controlase la actividad y la imposibilidad de abandonar la Escuela de Enfermería a las alumnas internas en la misma. Lo de mayor edad era la evidencia para poder resistir mejor los encantos y provocaciones de chicas jóvenes y vencer sus ruegos por salir de la Escuela.
A cada Celador se le dotaba de una navaja barbera, una brocha de barbear y un asentador para cumplimentar los diferentes afeitados quirúrgicos y de aseo necesarios en los pacientes, debido a la ausencia de peluqueros.
El material estaba compuesto en su mayoría por camillas con rueda de aire ( estilo bicicleta) con loneta atada con cuerda de cáñamo y una especial de aluminio con plancha de madera para poder atender los casos de politraumatismos.
La escasez del material se notaba menos ya que la demanda era poca con respecto a la actualidad. La guardia era efectuada por 1 Médico de Puerta, 1 Cirujano, 1 Anestesista y el Retén de Celadores. Hacer notar que hasta los años 74/75 algunos compañeros pincharon y pusieron enemas; se les facilitaban partes P10 firmados para ingresar directamente a las embarazadas con parto inminente y así ser atendidas por las Matronas. Los primeros facultativos vía MIR consultaban reiteradamente con la veteranía de los Celadores, en un clima de familiaridad y cordialidad que aún perdura en muchos de los casos ( hoy Jefes de Servicio).

Las Órdenes religiosas eran realmente una administración paralela de la Institución, llegando a controlar la mayoría de los Mandos Intermedios de la misma con un férreo control y disciplina hacia los trabajadores civiles. Eran responsabilidad de ellas la Dirección de Enfermería, Gobernaban Lencerías, Cocinas, Limpieza, Compras y Residuos, controlaban la Escuela de Enfermería en donde tenían su Cuartel General; pertenecían a la Orden Franciscana perteneciendo a la misma hasta el Capellán.
Todos los compañeros hicieron notar la falta de control del Sindicato Vertical dentro de la Residencia Sanitaria, ya que su inauguración coincide en el tiempo con el fin de la etapa franquista.
La enfermería se nutría lógicamente, de las diferentes promociones que salían de la Escuela, con lo que crecían al mismo tiempo la Institución y los Medios humanos así como la relación familiar que se producía como alumnas alimentaban su posterior día a día en el Hospital. Aunque ellos no lo indican hay referencias sobradas y demostrables de uniones matrimoniales surgidas de esa época. Quedaban algunos de los denominados Practicantes que realizaban sus funciones en horario nocturno para complementar un salario de ambulatorio basado en el nº de cartillas adscritas. Cuando empezaron a hacer noches quedaba un enfermero para tres plantas. Existía un Control de enfermería por Planta de Hospitalización al que se adscribía un Celador que actuaba a demanda.

Ourense 1976. Primeras oposiciones para Celadores INSALUD en la provincia e inauguración del Hospital Materno Infantil Infanta-Elena:
Supuso varios tipos de revolución:
Social. : Hubo que hacer cursillos y estudiar el Estatuto para tomar posesión de la plaza. Se designaron diferentes destinos al incluir como centros de gasto distintos a ambos Hospitales.
Organizativamente existían cuestiones tan ridículas como tener que acompañar a pacientes en camilla o silla de ruedas entre ambos Hospitales cubriéndolos con un paraguas cuando llovía y entregarlo a un compañero del otro edificio para que se hiciera cargo del mismo.
Se Ofertan las primeras plazas de Jefes de Personal Subalterno por oposición, lo que significa la marcha de algún compañero veterano propuesto para el cargo en otros hospitales ( Tenerife, Málaga, Basurto, Baracaldo).

Se da el caso curioso de enfermeras y estudiantes de enfermería que comparten vivienda, ofertan su domicilio para dar clases gratuitas a Celadores en su casa y gestionan y consiguen la realización de prácticas en el propio Hospital ( esto sí que era Formación Continuada). Se oferta por primera vez la cuota del 3% de plazas reservadas para minusválidos, aunque el compañero que la consigue tardó 21 años más ( 1997) en poder conseguir un destino forzoso por incapacidad médica. Los jóvenes que llegaban por traslado atraían la atención del colectivo por su carácter reivindicativo y su conocimiento del Estatuto, lo que los hizo pronto con un nombre dentro del incipiente mundo sindical. Empiezan a orientarse los primeros equipos de trabajo ( hospitalización, urgencias, información y quirófano).

Ourense años 80. : Los sucesivos gobiernos significaron un cambio estructural en los organigramas de los Centros ( creación del INSALUD, la figura del Gerente, las direcciones operativas, la diversificación y la creación de la Comisión directiva, con ofertas sujetivas de Horas Extraordinarias etc.), y dentro del colectivo da lugar a la creación del Jefe de Personal Subalterno como mando de Libre Designación; lo que en opinión de nuestros compañeros significó una disminución de poder y un aumento de responsabilidad en la JPS, cambió el enfoque mantenido durante años de una persona cabal y con amplio respaldo de sus efectivos a una persona mediatizada por su nombramiento, modificadora en parte de logros antiguos como el no traslado de muestras,, y con un reparto selectivo, caciquil y amiguista del Complemento de Productividad Variable en los años 88 y 89, lo que le granjeó antipatías entre el colectivo.

Resaltar que esta etapa ostenta el privilegio de realizar el primer contrato femenino a una Celadora, ( la primera de Galicia documentada y creemos que la primera de España) de nuestro Complexo desde el año 1985 hasta la actualidad.
Ourense años 90. : Realizada la transferencia del INSALUD a la Consellería de Sanidade y la creación del Servicio Galego de Saúde para gestionar la sanidad pública gallega, significó para nuestros compañeros dos cambios fundamentales: El aumento significativo y hasta rondar el 50% de las plazas de Celadoras en el colectivo y el recorte sustancial en nuestros derechos económicos y sociales con respecto a otras autonomías. Les duele y mucho, los comentarios sexistas y obscenos proferidos por mucho personal femenino de enfermería sobre la capacitación de las compañeras. Notan mayor experiencia en los nuevos opositores diferenciando entre los que provienen de la sanidad pública y privada. En la etapa del gobierno tripartito hacen notar el talante dialogante de la estructura socialista a la hora de acoger sus propuestas, pero al mismo tiempo siguen manteniendo un espíritu rebelde en cuanto a la situación de separación entre dos estructuras que conviven y están unidas por una rampa, un túnel y unas escaleras, y que 26 años después sigue siendo un abismo para algunos.

Los nuevos mandos de libre designación, en su opinión, no hacen si no restar más poder a los Jefes de Personal Subalterno, asumiendo responsabilidades con una negociación nula con el colectivo lo que significa División interna, marginación en algún caso, déficit de mando en la estructura, injerencias internas de otras divisiones y una supeditación al mando que convierte a los JPS en Encargados de Turno con más responsabilidades.
Su opinión sobre la creación de los P.A.C.s y la categoría de P.S.X. va desde quien opina que el interés en la creación es para acabar con la figura del Celador en el ámbito de Primaria y no les resulta atractivo por que solapa categorías hasta quién ni lo contempla porque su objetivo es jubilarse en el Hospital. Consideran que sería necesario dotar a los PAC de medios humanos suficientes para que su estructura de 24 horas los 365 días del año funcionase a pleno rendimiento.

En este momento lo que para Ourense significa la puesta en marcha de un Plan Director en cuanto a trastornos en el día a día, problemas circulatorios y de accesos, incomodidades para trabajadores y usuarios y la posible destrucción o cambio de ubicación de la estructura actual, pensamos que era necesario reconocer la labor de compañerismo, de asistencia, de docencia, de experiencia, de honestidad y de cariño de todos los Celadores que llevan más de 25 años envejeciendo con mucha salud. Gracias a todos ellos hoy queremos reconocérselo y homenajearlos con esta comunicación fiel reflejo de sus palabras.